20 de abril de 2013

Conferencia Emilio Calatayud

Esta tarde ha estado en el colegio con nosotros Emilio Calatayud, Juez de Menores de Granada. El juez Calatayud ha impartido una conferencia en la que ha hablado de los menores en la que ido tocando todos los temas que nos preocupan, crisis, política, educación..., y estamos convencidos de que además de no dejar indiferente a nadie con sus opiniones todos los que allí hemos estado hemos salido encantados tras escuchar sus palabras. No es habitual encontrar personajes públicos que hablen con tal claridad, llamando al pan, pan y al vino, vino, y utilizando además el sentido común.

Humor, mucho sentido del humor, contundencia, mucha contundencia y claridad, quizás demasiada claridad en algunos momentos y es que por su trabajo el juez Calatayud es una persona acostumbrada a tratar con muchos temas en los que a veces ni nos gustaría pensar.

Comenzó su intervención dejando muy claro que todo lo que nos iba a decir era en su nombre, y que lo decía con plena libertad. Aclaró también, por si alguien tenía alguna duda de que iba a hablar de este país, España, -lo recalcó-, y dijo que somos un país de extremos que siempre nos dejamos olvidado el punto medio y así nos va. Más papistas que el Papá... diría más adelante y abogó a lo largo de su intervención en varias ocasiones por llegar a un Pacto por el Menor, aunque también señaló que si los políticos no llegan a pactos por la educación difícilmente podrán llegar a ese Pacto por el Menor que él estaba solicitando.

Por cierto, llamativo el que hablara de los psicólogos, sociólogos y demás que nos han traído la moda del razonar, argumentar y dialogar sin término medio de nuevo pasando del autoritarismo exagerado a un buenismo también exagerado. ¿Recordáis la conferencia del año pasado con Guillermo Ballenato? También muy interesante pero mostrando el otro punto de vista, siempre intentar dialogar, hablar, razonar... pues Emilio Calatayud cree que también debe haber límites y a veces es necesario decir que no. El juez dijo que él no creía en la moda de ser amigo de los hijos, sino que hay que ser padre de los hijos, porque cuando uno se hace colega y amigo, termina dejando huérfanos a sus hijos por falta de padres.

Puso también el ejemplo del niño que dice no a comer la sopa.
Antes: Niño cómete la sopa. El niño no se la come. Pues la tendrá de merienda, y si sigue sin comérsela la tendrá de cena. Al final se la come...
Hoy: Niño cómete la sopa. El niño dice que no se la come. Según todos los manuales de psicología que hemos leído le decimos al niño: Niño mira deberías comerte la sopa porque si no lo haces podrías contraer una anorexia..., al final la sopa a la basura, un filete con patatas al niño y "problema solucionado".

Los políticos tampoco fueron ajenos a sus críticas, ni los unos ni los otros. A Zapatero tras su reforma de eliminar "el cachete" le supuso contando nubes, pero Rajoy y sus ministros tampoco salieron bien parados, en un momento de la conferencia llegó a decir que cuando los políticos llegan a la Carrera de San Jerónimo y se sientan en su escaño hay algo que les absorbe el sentido común y no lo recuperan hasta que cuatro, ocho o veinte años después dejan el cargo.

Tampoco dejó de citar el ya famoso decálogo para formar delincuentes...

Posteriormente entró a explicar detalles de la ley del menor, y aclaró conceptos que tenemos muy asumidos pero que realmente no se corresponden con la realidad, señalando que la ley del menor es dura, aunque unas veces los medios de comunicación y otras los políticos nos hacen ver las cosas como no son. Repasó algunos de los artículos del código civil como el 154 y el 155 en los que se habla de las relaciones entre padres e hijos y se señalan los deberes de estos últimos, porque como bien se encargó Emilio Calatayud de señalar los menores tienen derechos, pero no hay que olvidad que también hay deberes.

Contó numerosas anécdotas que hicieron reír a los asistentes, con chascarrillos, y curiosidades que encierran en cualquier caso un transfondo muy a tener en cuenta.

Por último, desde el Ampa no queremos dejar de agradecer a Emilio Calatayud su disponibilidad para impartir la conferencia, agradecer también la asistencia de representantes políticos del Ayuntamiento de Aranjuez, un buen número de profesores del centro y del equipo directivo y lo más importante de todo, la presencia de padres y madres del colegio, que eramos, en definitiva, los principales destinatarios de esta actividad.
Gracias a todos.

2 comentarios:

  1. Con un curriculum digno de admirar y una pasión por la justicia fuera de toda duda, tuvimos el placer de asistir a esta conferencia.
    Nos ha hecho reflexionar sobre las consecuencias que tiene la delincuencia sobre el menor, pero también sobre lo que supone para sus padres a los que considera "cómplices" en muchos casos. Lo que significa un castigo a su edad, con la visión del mundo y particular medida del tiempo que tienen ellos o las opciones de reinserción que aplica de una forma ejemplarizante. Evidentemente, sin olvidar la situación en que queda la víctima y, a menudo, los padres de esta.
    Como nos decía la ley del menor no es tan suave como parece: "el que la hace la paga", pero hay formas que aplicar este principio que se combinan con el interés por su reinserción.
    Siempre ilustrando con ejemplos de lo que se encuentra en su tarea de juez de menores a los
    que, dentro de la seriedad del tema, les quitaba dramatismo con su sentido del humor para hacerlos más cercanos y entender mejor el núcleo de estos dramas.
    Podemos ilustrar todo esto con el "decálogo para hacerse un delincuente"(http://www.granadablogs.com/juezcalatayud/2010/11/el-decalogo-para-formar-a-un-delincuente-en-el-senado/#) que nos leyó y que ha ido elaborando la policía,según nos comentaba él, pero que a base de darle publicidad parece suyo.

    En definitiva, ha sido un lujo la presencia de un juez independiente y sin miedo a dejar las
    cosas claras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que no se podía haber dicho mejor.

      Eliminar

Para comentar debes registrarte.
No se incluirán los anónimos, insultantes o irrespetuosos.